Relacionamiento Comunitario

La licencia social para operar es otorgada por la comunidad local, y se basa en las percepciones y opiniones que mantiene respecto de un proyecto que se inserta en su territorio. Al estar conformada por percepciones, la Licencia Social es dinámica y por tanto no permanente, ya que ante nueva información o acontecimientos, las creencias y opiniones frente al proyecto pueden cambiar. “Se trata de un pacto de naturaleza dinámica que ha de preservarse en el tiempo mediante su adaptación a los cambios y nuevas circunstancias que afecten tanto a la empresa como a la comunidad” (Botín, 2009).

  1. Etapa de Diagnóstico: Se recogen preocupaciones, anhelos e intereses de las comunidades y sus territorios, a través de un proceso sistemático de diálogo y consulta comunitaria.
  2. Etapa de Análisis: identificación de los principales riesgos e impactos socio comunitarios y medioambientales de las operaciones, así como también las principales áreas de interés y oportunidades de mejora y desarrollo en los territorios.
  3. Diseño de la Estrategia de Gestión Comunitaria: Definiciones estratégicas y Plan de Acción, con líneas de acción o iniciativas a desarrollar en cada territorio. Culmina con la medición del cumplimiento del plan (resultados), de acuerdo a indicadores y verificadores.

Relacionamiento Comunitario